Daisy Edmonds, una niña británica de ocho años, protagonizó hace pocos días uno de esos vídeos que se hacen virales a la velocidad de la luz. Y por una buena razón: en el vídeo, Daisy se quejaba frente a su madre de que cierta cadena de supermercados ofrecía ropa con mensajes sesgados y sexistas dependiendo de a quién iba dirigida: la de los niños exhibía palabras alentadoras como “héroe” y “piensa más allá”. La línea femenina, por el contrario, se limitaba a lucir mensajes del tipo “guapa” y “me siento fabulosa”.

Es muy llamativo (y esperanzador) que, a su edad, Daisy ofreciera semejante lección de igualdad. Y es llamativo porque, a los ocho años, muchas niñas aún están esa edad en que solo sueñan con ser princesas. Bueno, ser princesa es también un asunto bastante serio.

Por eso estoy tan contento de que SM contara conmigo para la colección de la que voy a hablaros: PRINCESAS DRAGÓN. Porque me ha dado la oportunidad de trabajar con princesas como la propia Daisy: aventureras, independientes y creativas.

 

cabeceraprincesasdragon

 

A veces nos preguntamos por qué a tantas niñas les fascinan las princesas. Quizá parte de la explicación se oculte en los libros, películas y videojuegos que ofrecemos al público infantil. En una gran parte de ellos, el papel de la mujer se reduce a  ayudar o “asistir” o en la aventura. A veces, ni siquiera eso. A veces la chica solo está ahí para motivar al varón en sus andanzas.

Tal vez por eso las niñas sueñan con ser princesas. Porque saben que, por muy cursis que sean, al menos en las historias de princesas la chica se convierte en el centro de una aventura. Si quieren ser las heroínas de su propia vida, una de las pocas opciones parece ser la de convertirse en princesa. Después de todo, más allá de vestidos chulos y castillos encantados, una princesa es una aprendiz de reina. Es una futura líder.

También hay chicos que prefieren las princesas a los dinosaurios o los futbolistas. ¡¿Y por qué no?! Este autor que te habla es también un chico, y pocas veces se lo ha pasado mejor frente a su ordenador que escribiendo e imaginando las andanzas de Bamba, Nuna y Koko, las Princesas Dragón. Tres princesas que no son físicamente perfectas, ni cursis, ni necesitan que un príncipe las rescate. Si acaso, ellas lo rescatarán a él. Sobre todo ahora que un huevo de dragón les ha otorgado superpoderes…

.

 

 

 

Si todo esto te parece poco, debo decir que la colección está ilustrada por la extraordinaria Luján Fernández, que la ha llenado de vida, de color y de buen humor, convirtiendo a las protagonistas en tres superheroínas medievales.

Para PRINCESASPRINCESOS por igual llega esta colección llena de magia, humor y aventuras. Especialmente recomendada si tienes entre 6 y 10 años. ¡Y ya puedes leer el comienzo del primer y segundo libro de la serie!

                                                                                                                                                                      .

_30WFS_172953.pdf                 22

.

Larga vida a las Princesas Dragón.